En mayo se cumple el V centenario de la muerte de Leonardo da Vinci

Un acercamiento a la gran figura del pintor, inventor y científico, al hombre del Renacimiento que se adelantó a su tiempo con cuatro libros para lectores de diferentes edades.

Leonardo da Vinci fue un artista excepcional. No paraba de hacerse preguntas y de pensar en el porqué de las cosas.

Su manera de pintar era única, por la forma de captar la luz y por cómo dibujaba a las personas, lograba que transmitieran emociones. Pintó cuadros que ahora son muy famosos.

Como todos los libros de esta colección, Mi primer libro sobre Leonardo está dirigido a pequeños a partir de 5 años, título adaptado del de La curiosidad de Leonardo que es para niños y niñas de 8 a 12.

Con Beatrice Masini viajamos en el tiempo y nos trasladamos hasta la Florencia del siglo XVI con Maisie y la estrella de Leonardo.

La protagonista de esta serie conoce  un jovencísimo Leonardo da Vinci que la enseñará una ciudad lejos de las actuales aglomeraciones de turistas, con amplios espacios verdes y la llevará al taller de un gran pintor y, en un carro a toda velocidad, a una villa en el campo, donde tomará parte en una mágica fiesta nocturna.

Una niña curiosa. Una abuela extravagante. Un reloj mágico para viajar en el tiempo y conocer a los grandes de la historia cuando eran pequeños.

Para mayores de 14 añosEliacer Cansino ha escrito Leonardo da Vinci (El artista que escribía al revés).

Leonardo nació en Vinci pero pronto fue a vivir a Florencia, donde ingresó en el taller de Andrea del Verrocchio.

Fue un artista inigualable y hablaba de cosas de las que nadie antes había hablado. Tenía la capacidad de soñar y de querer llevar a cabo sus sueños, como, por ejemplo, intentar volar. Deseaba crear bajo las leyes de la ciencia pero sin que estas ocultaran la emoción. Todo esto quedó reflejado en sus múltiples cuadernos, en los que fue anotando impresiones, ideas y dibujos. Antes de morir, se los dejó en custodia a su discípulo Francesco Melzi. Pero no fue hasta bien avanzado el siglo XIX cuando fueron realmente conocidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*