Lo bueno si breve

Cuentos mínimosMicrorrelato, minicuento, minitexto, microcuento, cuento mínimo, historia hiperbreve. Aún no ha conseguido un nombre definitivo, y durante mucho tiempo el género no ha sido tenido en cuenta por los críticos. Y, sin embargo, escritores de prestigio fueron los precursores; de Rubén Darío a Vicente Huidobro o Jorge Luis Borges. Julio Cortázar, Marco Denevi, Augusto Monterroso, Cabrera Infante, Max Aub, Ramón Gómez de la Serna; pero también Bradbury, Carver o Cheever, han contribuido a que este género de historias adquiera la notoriedad que merece. En la actualidad está siendo muy practicado por los escritores jóvenes. Brevedad, absurdo, humor, ambigüedad, juego, una cierta indefinición del argumento, virtuosismo formal, un lenguaje muy cuidado, y la mezcla de características del cuento tradicional, el ensayo o la poesía, son algunas de las características que lo definen.

Es un género muy cercano a los niños y los jóvenes; y, por sus especiales características, muy propicio para desarrollar la sensibilidad de los lectores y afinar el gusto literario, objetivos que pretendemos con esta estrategia. La brevedad de estas historias condensadas en unas pocas líneas exige con frecuencia la relectura, y obliga al lector a estar atento a los detalles que esconden; pero, sobre todo, ponen a trabajar la imaginación de quien a ellas se acerca.

Cuando el mundo era joven todavíaPara desarrollar esta propuesta precisamos en primer lugar una buena y amplia selección de libros con obras de este género que pondremos a disposición de los alumnos. Hay en el mercado muy buenas antologías; también portales en la red dedicados al mismo (al final del capítulo sugerimos direcciones de utilidad). Ofreceremos, pues, estos libros a los alumnos para que los vayan leyendo; con este fin, podemos destinar algunas sesiones a la lectura de los mismos.

Podemos aprovechar estos primeros compases de la actividad para presentarles algunos de estos cuentos, comentarles las principales características del género y animarles a leer este tipo de narraciones. Para la ocasión, podemos componer un sencillo díptico en A3 con una selección de 15/20 minicuentos. Algunos de ellos los leeremos en voz alta en la clase. Podemos luego analizarlos con los alumnos y observar las características de las que les hemos hablado.

Durante un tiempo, los alumnos leerán y se intercambiarán los libros, e irán seleccionando sus cuentos preferidos, que copiarán en su cuaderno de escritura. Podemos organizar una sesión para la lectura en voz alta de los cuentos y para comentarlos.

Posteriormente, cada cual deberá escribir sus propios minicuentos. Podemos aconsejar una extensión máxima; por ejemplo, 100 palabras. O, más difícil todavía, un cuento en un tuit (140 caracteres); o sea, tres líneas, una para cada fase: planteamiento, nudo y desenlace. Como sucede en los Cuentos mínimos de Pep Bruno, algunos de los cuales se los podemos presentar a los alumnos y comentarlos con ellos:

Intentó que el río no fuera a morir al mar:
contó sin parar cuentos en su orilla.
El río murió igual, pero el mar se llenó de sirenas.

Cuentos mínimos
“Cuentos mínimos” (Pep Bruno – Goyo Rodríguez)

Todavía les queda margen para batir el récord de Augusto Monterroso, las siete palabras del conocidísimo El dinosaurio.

Una vez escritos, los cuentos serán leídos y corregidos en clase, hasta darles la forma definitiva. Finalmente, cada alumno confeccionará su propia Antología de minirrelatos, o su Gran libro de cuentos mínimos. Para ello, tendrá que componer un pequeño libro, en consonancia con el género (el formato puede ser de 10×15 cm), que recogerá sus composiciones. Estas deberán estar ilustradas por el propio autor recurriendo a la técnica que desee: dibujo con lápices de colores, acuarelas, collage, fotografía, o cualquier otro recurso que sea de su agrado.

Bibliografía

Enlaces

(Fragmento extraído de Estrategias de animación a la lectura, un material elaborado por Diego Gutiérrez Del Valle, Paciano Merino Merino y José Luis Polanco Alonso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*