Cuaderno de citas

Fantasmas de luzEn ocasiones, cuando leemos un libro, nos encontramos con unas líneas que nos obligan a detener la lectura para reflexionar sobre lo leído. A veces, son cavilaciones u opiniones de alguno de los personajes; otras, pertenecen al propio autor del libro, en una digresión que interrumpe el hilo de la narración. Son, en cualquier caso, palabras que merecen ser pensadas, ofreciéndonos una buena ocasión para la reflexión y el diálogo. Salimos entonces del mundo en el que el escritor nos ha introducido y pensamos sobre las ideas que hemos encontrado en el papel, entablando un diálogo con el autor, diálogo en el que confrontamos sus ideas con las nuestras. Escribe Lichtenberg en uno de sus aforismos: «El que la gente emita con frecuencia juicios falsos no se debe solamente a una falta de perspicacia y de ideas, sino sobre todo a que no ponen bajo el microscopio cada punto de la frase y reflexionan».

Con esta propuesta queremos convertir los libros en materia de reflexión y en tema de conversación a partir de las sugerencias y las provocaciones que a menudo nos lanzan. Trataremos de promover una lectura reposada y reflexiva, que les permita a los alumnos la detección de estereotipos y falacias en los textos que leen; pero, también, la elaboración de argumentos y la discusión racional. Y ello, con el objetivo de desarrollar un pensamiento crítico y una opinión autónoma.

La estrategia puede dar lugar a la implantación del Diario de lecturas, un cuaderno en el que periódicamente los alumnos anotan reflexiones acerca de los libros que van leyendo, o copian unas líneas que encierran un pensamiento de interés o unos versos que les han gustado especialmente.

En esta ocasión, les pediremos que recojan en su cuaderno algunas citas del libro que están leyendo, ya sea una novela, un poemario, una recopilación de cuentos, o cualquier otro género. Las líneas recogidas deben ser copiadas textualmente, y tienen que ir acompañadas de los principales datos del libro: título, autor, ilustrador, editorial, fecha de edición, lugar y página. Como pista, podemos ofrecerles unas citas previamente seleccionadas, adecuadas a la edad de los alumnos.

En la novela Fantasmas de luz, Agustín Fernández Paz escribe: «Para Damián, las películas constituían siempre una lección de vida, como debían ser para otros las clases de la universidad, a las que nunca pudo asistir. El cine era su universidad íntima, el lugar donde las grandes pasiones de la vida y los amores arrebatados podían existir. Reír, llorar, emocionarse o dejarse inundar por la rabia; ningún sentimiento humano dejaba de mostrarse en la pantalla, ninguno de ellos le era ajeno».

En las páginas de Libro de las preguntas, Pablo Neruda escribe: «Entre el abeto y la amapola/ ¿a quién la tierra quiere más?/ Entre las orquídeas y el trigo/ ¿para cuál es la preferencia?/ ¿Por qué tanto lujo a una flor/ y un oro sucio para el trigo?».

Cuando el mundo era joven todavíaY Schubiger en Cuando el mundo era joven todavía: «¿Por qué hay tantas golondrinas y tan pocos unicornios? ¿Por qué las sombras se esconden de la luz? ¿Por qué no hay animales de tres patas? ¿Por qué cuando despertamos no encontramos junto a la cama las cosas con las que soñamos?».

Pasado un tiempo que consideremos pertinente, dedicaremos una sesión que podemos denominar «de lectura y discusión». En ella, cada alumno leerá en voz alta la cita que más le haya interesado de entre todas las que haya recogido, presentará brevemente el libro del que la ha tomado y comentará tanto las ideas como el contexto en que fueron pronunciadas, por qué personaje y en qué circunstancias.

A continuación, podemos abrir un debate sobre aquellas citas que mayor interés hayan despertado en los alumnos: opinión sobre el tema, y acuerdos y discrepancias con los puntos de vista expresados por el libro y por el alumno que aportó la cita.

Esta actividad la podemos repetir varias veces a lo largo del curso. Finalmente, cuando el curso esté a punto de concluir, podemos confeccionar el Primer libro de filosofía de la clase (seguramente, a los propios alumnos se les ocurrirá otro título más apropiado, contemos con ellos). Para llevarlo a cabo, cada alumno aportará las citas que haya seleccionado durante el periodo escolar, siguiendo unas pautas previamente acordadas para dar uniformidad a los textos: formato, extensión, diseño de página, etc. En la tarea de confeccionar el libro, podemos buscar la colaboración del departamento de E. Plástica.

Lecturas relacionadas

Enlaces

(Fragmento extraído de Estrategias de animación a la lectura, un material elaborado por Diego Gutiérrez Del Valle, Paciano Merino Merino y José Luis Polanco Alonso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*