Premio Anaya

Rosa Huertas gana el XIV Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil

Lunes, 12 diciembre 2016 | Noticias, Premios | No hay comentarios

El texto, titulado La sonrisa de los peces de piedra, será publicado en el mes de abril

La obra, dirigida a lectores a partir de 14 años, narra la historia de Jaime y de su madre, que vivió en los años de la movida madrileña. A raíz de la muerte del abuelo de Jaime, un secreto que guardaba la madre comienza a destaparse. ¿Quién es en realidad el padre de Jaime? ¿Qué ocurrió en aquellos años 80? Poco a poco Jaime se va enfrentando a la verdad oculta durante tantos años, a través de la lectura de un cuaderno que va escribiendo su madre.

Los integrantes del jurado afirmaron que la obra destaca por “ser una novela profundamente humana”. Se trata de “una historia que atrapa desde el principio, en la que la tensión, unida a la búsqueda de los orígenes, se entremezclan para irnos conduciendo, a través del Madrid de la movida, a la resolución del conflicto”. Además, señalaron que “es fácil que el joven lector se sienta identificado, ya que habla de las relaciones y de problemáticas cercanas a la adolescencia”.

El jurado del XIV Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil ha estado integrado por Mónica Rodríguez (escritora y ganadora de la convocatoria anterior), Carmen La Parra (profesora), Rodrigo Rivero (Librería Lé), Sebas G. Mouret (booktuber) y Pablo Cruz (editor de Anaya Infantil y Juvenil y presidente del jurado). A esta edición se presentaron 27 originales procedentes de España y México.

La autora

Rosa Huertas nació en Madrid. Es doctora en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Murcia.

Actualmente, es profesora de Lengua y Literatura en el IES Europa de Rivas y en el Centro de Estudios Superiores Don Bosco de la Universidad Complutense. Imparte talleres sobre creatividad y animación a la lectura en diversas instituciones. Ha publicado varios libros de recopilaciones de cuentos, así como de cuestiones didácticas y de fomento de la creatividad.

Con su primera novela, Mala Luna, obtuvo el Premio Hache de Literatura Juvenil 2011. Con la segunda, Tuerto, maldito y enamorado, consiguió el X Premio Alandar de Literatura Juvenil. En Anaya ha publicado Mi primer libro sobre Cervantes, Mi vecino Cervantes y Todo es máscara.

Disfruta escribiendo historias que hablan del pasado y del presente, que mezclan la realidad y la ficción, y en las que los sentimientos traspasan las páginas para emocionar a los lectores.

El Premio

El Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil, dotado con 12.000 euros, se convoca anualmente con la intención de estimular la creación de obras en castellano dirigidas a lectores entre los ocho y los catorce años de edad. Desde 2004, cuando se convocó por primera vez, se premia la originalidad, la calidad literaria y la estética, con el fin de divulgar obras que aviven la afición a la lectura entre los más jóvenes, ayudando a su crecimiento interior y al desarrollo de la imaginación y de la creatividad.

En ediciones anteriores, este premio ha recaído sobre importantes firmas del panorama lite­rario español, y varios de los libros han sido posteriormente avalados por otros galardones de prestigio como el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil (Una habitación en Babel, de Eliacer Cansino y Cielo abajo, de Fernando Marías), el Premio CCEI (La noche más oscura, de Ana Alcolea), el White Ravens (también se lo llevó La noche más oscura y Alma y la isla de Mónica Rodríguez), el Premio de la Crítica de Asturias (En un bosque de hoja caduca, de Gonzalo Moure) y el Premio Fundación Cuatrogatos (La voz del árbol, de Vicente Muñoz Puelles).

Etiquetas: , , ,

“Alma y la isla”, en los White Ravens 2016

Jueves, 13 octubre 2016 | Noticias, Premios | No hay comentarios

Alma y la isla - White Ravens 2016

El libro Alma y la isla, con texto de Mónica Rodríguez e ilustraciones de Ester García, ha sido incluido en los White Ravens 2016, una selección que cada año elabora la Internationale Jugendbibliothek de Munich eligiendo 200 títulos entre los miles de libros infantiles y juveniles publicados en 60 países y 42 idiomas.

Los miembros del jurado responsable de la selección escriben sobre este libro: “Los habitantes de una isla en el Mediterráneo se enteran de que, incluso en un lugar tan aislado como ese, no es fácil mantenerse ajenos a lo que ocurre en el resto del mundo. Otto se da cuenta de esto cuando a los seis años de edad ve por primera vez el cadáver de un refugiado que el mar ha traído hasta la playa. Con el tiempo, el número de víctimas aumenta: hay personas muertas en el agua y supervivientes en barcos, que se atreven a emprender un viaje a través del mar y jugarse la vida con la esperanza de llegar a Europa. Uno de estos supervivientes es Alma, a quien el padre de Otto, que es pescador, rescata del agua y lleva a su casa. Otto entiende la situación, pero al principio se siente inseguro y teme que su lugar en la familia se vea desplazado. Este premiado y emotivo libro, narrado desde la perspectiva de un niño, familiariza a los lectores con un tema tan actual como el de los refugiados, sin resultar opresivo ni abrumador. Mónica Rodríguez sabe cómo transmitir los sentimientos del niño.”

Alma y la isla, además, fue el libro ganador de la XIII edición del Premio Anaya.

Etiquetas: , , , ,

Jueves 14 de abril, entrega y presentación del XIII Premio Anaya en Oviedo

Martes, 12 abril 2016 | Noticias, Presentaciones | No hay comentarios

¡Te esperamos el jueves 14 de abril, a las 19h, en el Aula Magna de la Universidad de Oviedo!

Contaremos con la presencia de Mónica Rodríguez, Gonzalo Moure y Vicente Gotor, rector de la Universidad.

Presentación del XIII Premio Anaya

Pincha en la imagen para descargar la invitación en PDF.

Etiquetas: , , , ,

Entrevista con Mónica Rodríguez, ganadora del XIII Premio Anaya de LIJ

Miércoles, 30 marzo 2016 | 6-11 años, Entrevistas, Premios | No hay comentarios

Mónica Rodríguez

¿Cómo y desde dónde surge la novela Alma y la isla?

El drama humano de la inmigración, acrecentado en los últimos años, siempre estuvo muy presente rondándome la conciencia. Un día leí una noticia sobre la isla de Lampedusa donde están tan saturados los centros de acogida que a veces los pescadores, que participan también en las labores de rescate, acogen a los niños en sus propias casas. Entonces lo supe. La historia estaba ahí, no sabía aún cómo iba a desarrollarla ni qué iba a suceder, pero esa era la historia que yo quería escribir: la relación entre el hijo menor de un pescador y una niña que rescatan del mar y que acogen en su casa. El conflicto entre los niños está inspirado en la relación de mi hija menor con Amaina, la niña saharaui que pasó con nosotros tres veranos.

Alma llega de un mundo muy diferente. ¿Qué representa Alma? ¿Qué quiere transmitir este personaje al lector infantil?

Alma son todos esos niños –y adultos– que tienen que abandonar su tierra, su familia, todo lo conocido, arriesgando cuanto tienen, incluso la vida, para alcanzar una tierra en la que esperan recuperar su dignidad y en la que no siempre lo consiguen. Son los que llegan y también los que mueren en el camino. Las cifras son escalofriantes. Solo el año pasado, más de un millón de inmigrantes irregulares y refugiados, es decir, más de un millón de personas, llegaron a Europa, la mayoría por mar. De ellos, 270.000 son niños, 26.000 llegaron solos, 10.000 han desaparecido. Más de 3.600 personas murieron en el intento. Tratemos de poner a esos 270.000 niños en fila, con sus nombres, sus sueños, sus miedos, sus miradas, sus llantos y sus risas. Todos son Alma.

A lo largo de la novela asistimos a un cambio de actitud paulatino en el personaje de Otto. La presencia de Alma en su casa le incomoda, los celos aparecen pero también va surgiendo la complicidad con la niña negra. ¿Cómo fuiste construyendo este personaje y la relación entre los dos?

A pesar de que Otto conoce la terrible situación de Alma, él la rechaza, le produce sentimientos contradictorios –compasión, celos, culpa, admiración– y prefiere que no esté presente para no sentir todo eso. Poco a poco va descubriendo en ella a la niña que es, y a través del amuleto mágico vive la experiencia de su viaje. Creo que para eso sirven los libros, para meterse en la piel de los otros, para no solo «conocer» sino «vivir» otras experiencias, a veces dramáticas como esta. Mi hija pequeña también sufrió esos sentimientos contradictorios con Amaina, y la convivencia, el conocimiento del otro, le hicieron poco a poco llegar a quererla como a una hermana. A partir de esta vivencia, de esta situación inicial, dejé a los personajes que interaccionaran solos. Les escuché, les seguí yo a ellos. Es una experiencia muy bonita la de dejarse llevar cuando escribes, aunque requiere más corrección.

En la novela, el aspecto mágico está muy presente a través de un amuleto. ¿Cómo surgió este elemento simbólico? ¿Crees que es importante que esto se dé en la literatura infantil?

Inicialmente yo no iba a contar el viaje de Alma, quería centrarme en el conflicto de los niños, pero me di cuenta de que este no era real si omitía su viaje, su realidad. El amuleto fue un encuentro mágico, apareció sin yo proponérmelo y me dio la herramienta perfecta para contar el viaje de Alma y que Otto lo sintiera en sus carnes. No creo que sea necesario en absoluto que haya elementos mágicos en los relatos para niños, pero sí son un componente poderoso y atractivo.

Los personajes adultos de la novela no parecen mostrar mucha comprensión hacia los sentimientos de Otto, ni a veces hacia el proceso de adaptación que sufre Alma. En este sentido, la mirada infantil enfatiza el dilema moral adulto con un momento álgido al final: cuando Otto le da las gracias a su padre por haber salvado a Alma…

Los adultos muchas veces no nos damos cuenta de lo que les pasa a los niños, o no lo valoramos en su justa medida, pensamos «son cosas de críos», estamos con nuestros asuntos, nuestra verdad, mucho más importante que la de ellos. Creo que los niños en esto son más intuitivos, ellos perciben más nuestra realidad que nosotros la suya. Es precisamente ese alejamiento entre las miradas de los adultos y de los niños, ese salto, esos intereses tan distantes algo que me inquieta y que me atrae y sobre lo que escribo muchas veces, tal vez para recordarme a mí misma que preste más atención al mundo de los niños.

Es un libro que invita a la reflexión sobre el drama de la inmigración, pero también sobre la relación adulto-niño…

Confío en que así sea. Los libros que a mí más me interesan son los que te hacen reflexionar. En Alma y la isla he tratado de reflejar el conflicto entre los dos niños, entre ellos y los adultos, el terrible drama de la inmigración y cómo a veces la realidad no es la que deseamos.

Ester García ha puesto imágenes a tu historia con sus ilustraciones. ¿Qué te ha parecido su trabajo?

Sus ilustraciones son extraordinarias. Hermosas y sugerentes, coloristas, poéticas. Creo que solo por ellas merece la pena el libro. Alma ya no sería Alma sin el alma de Ester. Le estoy muy agradecida porque además me invitó a seguir todo el proceso de su creación y eso es un privilegio en el que pocas veces te permiten participar.

Alma y la isla

Etiquetas: , , ,

Mónica Rodríguez gana el XIII Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil con la novela “Alma y la isla”

Jueves, 14 enero 2016 | 6-11 años, Noticias, Premios | No hay comentarios

Mónica RodríguezEl texto galardonado en la XIII edición del premio, dotado con 12.000 euros, será publicado en abril

La obra, dirigida a lectores a partir de 10 años, narra la historia de Alma, una niña negra que llega del mar en una barca. El padre de Otto, que es pescador, la salva de morir ahogada. Durante los días en los que Alma vive con la familia de Otto, antes de ser enviada a una casa de acogida, emociones antagónicas salen a la luz: la empatía y el rechazo, la confianza y los celos… Pero la amistad entre los dos niños trasciende la posible distancia cultural que aparece en un primer momento.

Mónica Rodríguez nació en Oviedo en 1969 y reside en Madrid desde 1993. Es licenciada en Ciencias Físicas, especializada en Energía Nuclear. Desde 1994 trabaja en el Centro de Investigaciones Ciemat del Ministerio de Ciencia e Innovación. Compagina su trabajo con la escritura y su familia (tiene tres hijas). En octubre de 2009 deja el trabajo en dicho centro para dedicarse por entero a la literatura infantil y juvenil. Tiene publicados casi una treintena de libros y ha recibido galardones como el Premio de Novela Juvenil del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón (Madrid) en 2007, el Premio de la Crítica de Asturias en el mismo año, el Premio de Literatura Infantil Ciudad de Málaga en 2010 por La bicicleta de Selva, el Premio Vila d’Ibi 2011 con La última función, el XXII premio Ala Delta por Diente de león, en 2011, el White Ravens en 2013 por Esta, la vida, que escribió junto a Gonzalo Moure, y el XV Premio Leer es vivir en 2013 por La niña de los caracoles, además de otras distinciones.

El jurado del XIII Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil ha estado integrado por: Ana Alonso (escritora y ganadora, junto a Javier Pelegrín, de la convocatoria anterior), Cecilia Frías Montejo (crítica de literatura infantil y juvenil en El Cultural), Alberto Peralta Porriños (jefe de producto de Casa del Libro), María del Pilar Solana Pérez (maestra y especialista en literatura infantil y juvenil) y Pablo Cruz Martínez (editor de Anaya Infantil y Juvenil y presidente del jurado). A esta edición se presentaron 103 originales procedentes, además de España, de países como Argenti­na, Chile, Corea, EE.UU, Francia, México y Portugal.

Los integrantes del jurado afirmaron que la obra destaca por “ser una novela de iniciación y de aprendizaje con diferentes niveles de lectura, donde el elemento poético y la magia están muy presentes”. Se trata de “una historia cruda narrada con elegancia y gran sensibilidad, en la que el componente dramático está magistralmente dosificado”. Además, señalaron que “la estructura, sencilla pero de gran intensidad, supone una lectura llena de imágenes y metáforas que ayudará al joven lector a conocer el drama de la inmigración de una forma directa”.

El Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil se convoca anualmente con la intención de estimular la creación de obras en castellano dirigidas a lectores entre los ocho y los catorce años de edad. Desde 2004, cuando se convocó por primera vez, se premia la originalidad, la calidad literaria y la estética, con el fin de divulgar obras que aviven la afición a la lectura entre los más jóvenes, ayudando a su crecimiento interior y al desarrollo de la imaginación y de la creatividad. En ediciones anteriores, este premio ha recaído sobre importantes firmas del panorama lite­rario español, y varios de los libros han sido posteriormente avalados por otros galardones de prestigio como el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil (Una habitación en Babel, de Eliacer Cansino y Cielo abajo, de Fernando Marías), el Premio CCEI y el White Ravens (La noche más oscura, de Ana Alcolea) y el Premio de la Crítica de Asturias (En un bosque de hoja caduca, de Gonzalo Moure).

Etiquetas: , ,

Presentaciones en Ibi y Murcia

Martes, 21 abril 2015 | Eventos, Premios | No hay comentarios

Esta semana, en la que se celebra el Día del Libro (23 de abril), también es semana de eventos literarios. Como cada año, ese día tendrá lugar en la Biblioteca de Ibi (Alicante) la presentación del libro ganador del Concurso de Narración Vila d’Ibi, que en diciembre obtuvo el escritor Pepe Serrano con su obra El asombroso viaje de la voz del señor Bianchi. Además del autor, nos acompañará el alcalde de Ibi, Rafael Serralta.

Premio Ibi 2015

Y el viernes 24, en el Real Casino de Murcia, contaremos con los ganadores del XII Premio Anaya, Ana Alonso y Javier Pelegrín, para presentar El sueño de Berlín, acompañados del alcalde de la ciudad, Miguel Ángel Cámara, y el periodista José Belmonte.

Premio Anaya 2015

Etiquetas: , , , , , , ,

Ya en tu librería: “El sueño de Berlín”, XII Premio Anaya

Libro ganador del XII Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil

Una novela de superación personal escrita con honestidad, que llegará al corazón de los lectores

Ana es una adolescente con TOC (trastorno obsesivo compulsivo). Cuando Bruno, su compañero de clase, se entera del problema, intenta ayudarla. Con mucho ímpetu, pero también con desconocimiento, la animará a que se apunte al viaje de fin de curso y pueda cumplir uno de sus sueños: visitar, en Berlín, la cabeza de Nefertiti.

Por otro lado, la vida familiar de Ana no está exenta de tensiones. Su padre la anima para que sea como las chicas de su edad, mientras que su madre quiere que se medique y la sobreprotege.

En palabras de los autores:

El sueño de Berlín es una novela muy diferente de nuestras obras anteriores, pero al mismo tiempo están presentes las preocupaciones que siempre refleja nuestra escritura: la lucha por la libertad y por un espacio propio, el espíritu de superación, y el amor no solo como atracción sino también como complicidad profunda entre dos personas que se ayudan mutuamente en ese camino de conquista de uno mismo. La diferencia es que en este caso el obstáculo para conquistar la libertad no es algo exterior a la protagonista, es interior”.

“Escribir El sueño de Berlín no ha sido una experiencia fácil, porque la vida de la protagonista no lo es, y hemos tenido que meternos en su piel para abordar su historia. Conocemos de cerca lo complicado que resulta el día a día para una persona con trastorno obsesivo compulsivo. En este libro hemos intentado reflejarlo con realismo y, al mismo tiempo, con sensibilidad, porque hay mucho sufrimiento detrás de cada historia relacionada con el TOC”.

Ana Alonso y Javier Pelegrín son coautores de la serie de fantasía y ciencia ficción La llave del tiempo (Anaya) y de otras sagas como Tatuaje, Yinn, Odio el Rosa y La reina de Cristal. En 2008 obtuvieron el Premio Barco de Vapor por El Secreto de If. También recibieron una distinción White Raven por el libro La ciudad transparente, y el premio 2009 del Templo de las Mil Puertas a la mejor saga juvenil española por La llave del tiempo. Su obra ha sido traducida a diversos idiomas (desde el francés o el alemán hasta el japonés, el coreano y el turco).

Ana Alonso nació en Tarrasa (Barcelona) en 1970, aunque pasó su infancia y su juventud en León. Se licenció en Ciencias Biológicas por la Universidad de León y amplió sus estudios en Escocia y París. Ha publicado ocho poemarios y, entre otros, ha recibido el Premio de Poesía Hiperión (2005) el Premio Ojo Crítico de Poesía (2006), el Premio Antonio Machado en Baeza (2007) y el Premio Alfons el Magnànim Valencia de poesía en castellano (2008). Entre sus libros dirigidos al público infantil y juvenil destacan los de la colección Pizca de Sal y otros títulos como La casa de muñecas y Los instantes perfectos.

Javier Pelegrín nació en Madrid en 1967, aunque ha residido en Murcia durante buena parte de su vida. Allí se licenció en Filología Hispánica, completando sus estudios en París y Turín. Actualmente trabaja como profesor de Enseñanza Secundaria, actividad que compagina con la escritura.

Página web de Ana Alonso y Javier Pelegrín

Etiquetas: , , , ,

Ana Alonso y Javier Pelegrín ganan el XII Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil

Lunes, 26 enero 2015 | Noticias, Premios | No hay comentarios

Ana Alonso y Javier PelegrínEl premio está dotado con 12.000 euros

El sueño de Berlín será publicado en abril, y está dirigido a lectores a partir de 12 años

Los escritores Ana Alonso y Javier Pelegrín han resultado ganadores de la XII edición del Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil, dotado con 12.000 euros, con el manuscrito titulado El sueño de Berlín.

La obra narra la historia de Ana, una adolescente con TOC (trastorno obsesivo compulsivo), cuando su compañero de clase, Bruno, se entera del problema, intenta ayudarla. Con mucho ímpetu, pero también con desconocimiento, la animará a que se apunte al viaje de fin de curso y pueda cumplir uno de sus sueños: visitar, en Berlín, la cabeza de Nefertiti. Por otro lado, la vida familiar de Ana no está exenta de tensiones. Su padre la anima para que sea como las chicas de su edad, mientras que su madre quiere que se medique y la sobreprotege.

Una novela de superación personal escrita con honestidad, que llegará al corazón de los lectores.

Ana Alonso nació en Tarrasa (Barcelona) en 1970, aunque ha residido durante la mayor parte de su vida en León. Se licenció en Ciencias Biológicas por la Universidad de León y amplió sus estudios en Escocia y París. Ha publicado ocho poemarios y, entre otros, ha recibido el Premio de Poesía Hiperión (2005), el Premio Ojo Crítico de Poesía (2006) y, recientemente, el Premio Antonio Machado en Baeza (2007) y el Premio Alfons el Magnànim Valencia de poesía en castellano (2008). Entre sus libros dirigidos al público infantil y juvenil, además de los escritos junto a Javier Pelegrín (La llave del tiempo, Yinn), destacamos la colección Pizca de Sal, dirigida a la Educación Primaria.

Javier Pelegrín nació en Madrid en 1967, aunque ha residido en Murcia durante buena parte de su vida. Allí se licenció en Filología Hispánica, completando sus estudios en París y Turín. Actualmente, trabaja como profesor de Enseñanza Secundaria. Ana Alonso y él son coautores de las series de fantasía y ciencia ficción La llave del tiempo, Yinn, Tatuaje… En 2008 obtuvieron el Premio Barco de Vapor por El Secreto de If.

XII Premio Anaya de Literatura Infantil y JuvenilEl jurado del XII Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil ha estado integrado por: Vicente Muñoz Puelles (escritor y ganador de la convocatoria anterior), Mª Jesús Cueto Palacio (profesora de enseñanza secundaria de Lengua y Literatura del IES Dionisio Aguado de Fuenlabrada), Esther de Lorenzo (directora del programa Contando cuentos en Radio 5), Carlota Echevarría Alemany (redactora de El Templo de las Mil Puertas), Mercedes Hernández (jefe de producto en FNAC) y Pablo Cruz Martínez (editor de Anaya Infantil y Juvenil y presidente del Jurado). A esta edición se presentaron 88 originales procedentes, además de España, de países como Argentina, Costa Rica, México, Cuba y Estados Unidos.

Los integrantes del jurado afirmaron que la obra destaca por “su narración coherente que crea una historia cercana de superación personal en la que el amor tiene mucho que ver. Aporta consuelo y esperanza por la forma en la que trata el problema de los adolescentes con TOC ”, señalando además que “es una novela que habla, como diría Machado, de los universales sentimientos que siempre han acompañado al ser humano” y que “los autores escriben sobre el problema sin edulcorarlo, dando la sensación de que saben de lo que hablan”.

El Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil se convoca anualmente con la intención de estimular la creación de obras en castellano dirigidas a lectores entre los ocho y los catorce años de edad. Desde 2004, cuando se convocó por primera vez, se premia la originalidad, la calidad literaria y la estética, con el fin de divulgar obras que aviven la afición a la lectura entre los más jóvenes, ayudando a su crecimiento interior y al desarrollo de la imaginación y de la creatividad.

En ediciones anteriores, este premio ha recaído sobre importantes firmas del panorama literario español, y varios de los libros han sido posteriormente avalados por otros galardones de prestigio como el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil (Una habitación en Babel, de Eliacer Cansino y Cielo abajo, de Fernando Marías), el Premio CCEI y el White Ravens (La noche más oscura, de Ana Alcolea) y el Premio de la Crítica de Asturias (En un bosque de hoja caduca, de Gonzalo Moure).

Etiquetas: , , ,

8 de abril, presentación de “La voz del árbol” en el Botánico de Valencia

Jueves, 3 abril 2014 | Noticias, Presentaciones | No hay comentarios

El día 8 de abril te esperamos en la presentación del libro ganador del XI Premio Anaya, La voz del árbol, de Vicente Muñoz Puelles. El acto tendrá lugar a las 19:30 horas en el Jardín Botánico de Valencia, y además del autor ganador, nos acompañará otro conocido escritor: Carles Cano.

Si quieres ir abriendo boca, puedes descargar el primer capítulo del libro en PDF, o disfrutar del booktrailer.

Presentación de "La voz del árbol" en el Botánico de Valencia

Etiquetas: , , , , ,

Entrevista con Vicente Muñoz Puelles, ganador del XI Premio Anaya con “La voz del árbol”

Jueves, 3 abril 2014 | Entrevistas, Premios | No hay comentarios

Martes 8 de abril, presentación de La voz del árbol en el Botánico de Valencia

Vicente Muñoz Puelles y su gato PlatónVicente Muñoz Puelles nació en 1948 en Valencia. Desde muy joven se dedicó a la literatura. Ha publicado diecisiete novelas para adultos, una de las cuales, Sombras paralelas (1989), fue llevada al cine en 1995. Es también autor de dos libros de relatos, Manzanas (Tratado de pomofilia) (2002) y El último sueño del jíbaro y otras fantasmagorías (2003). Entre sus premios destacan La Sonrisa Vertical por Anacaona (1980), el Premio Azorín por La emperatriz Eugenia en Zululandia (1993) y el Alfons el Magnánim de narrativa por Las desventuras de un escritor en provincias (2002). En 1999 ganó el Premio Nacional de Literatura Infantil con Óscar y el león de Correos, y en el 2004 el I Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil con El arca y yo. En 2005, con La perrona, obtuvo el Primer Premio Libreros de Asturias. Ha publicado biografías para jóvenes de Colón, Goya, Dickens, Darwin y Ramón y Cajal. Estudioso del Quijote y traductor, ha realizado ediciones críticas y antologías de relatos, y su obra ha sido publicada en numerosos idiomas.

¿Qué significa La voz del árbol para ti? ¿Se parece a tus otros libros o es un libro distinto?

Se parece en que trata algunos de mis temas favoritos, como los animales, la infancia, la escritura y los libros, pero es la primera vez, creo, salvo en alguna novela para adultos, que desarrollo esos temas conjuntamente. Por otra parte, mi familia y yo vivimos en el campo, y me apetecía mucho aprovechar algunas de las historias que nos suceden con distintos animales, cuyas vidas se han entrecruzado con las nuestras y que tanto nos han enriquecido y enseñado: la perra Laika, el gato Platón, el hurón Hugo, el estornino Nino, el loro Byron, la rana Renée. Podía dedicarle un cuento a cada uno de ellos, como hice con la gata Julieta en La gata que aprendió a escribir, o juntarlos a todos en una sola novela, que es lo que he hecho. Pero hay muchos, como el loro Byron, el erizo Erik, la pata Daisy o nuestra pareja de tritones, que se han quedado fuera. Quizá valdría la pena reunir a los animales ausentes y escribir otra novela con ellos.

¿Por qué elegiste a una niña para contar la historia en primera persona?

Me apetecía volver a encarnar a una niña, aunque en realidad es una joven que, años después, vuelve al lugar de los hechos, porque me pareció que la historia sería más verosímil contada desde un punto de vista femenino. Las voces femeninas me resultan muy familiares, y creo que no he vuelto a utilizarlas desde La guerra de Amaya, donde en cierto modo me convertí en mi madre para contar su juventud. Creo que a menudo las niñas son más sensibles y más independientes. Me pareció natural que fuese ella quien introdujese a sus hermanos en el mundo inabarcable de la lectura. Además, quería dar cierta importancia a su homónima Virginia Woolf y a su libro Orlando, que quizá no sea una novela infantil pero está escrito con esa libertad de imaginación que solo tienen los grandes libros, como Moby Dick o Peter Pan y Wendy. Por eso es el primer libro que Virginia encuentra en la casa del árbol.

La voz del árbol (Vicente Muñoz Puelles)¿Existió la casa del árbol?

Existió una casa de madera que mis hijos descubrieron en lo alto de un árbol, cerca del lugar donde vivimos. Una tarde me llevaron a verla y subí a ella, sin pensar que algún día la describiría. Nunca supimos quién la construyó. Debía de llevar algún tiempo abandonada, porque estaba en mal estado y poco después parte del suelo se vino abajo. Luego, la parcela donde se encontraba fue vallada y se construyó en ella. De modo que dejamos de visitarla. Pero cerca de allí aún hay otro árbol, de grandes ramas retorcidas y tronco parcialmente hueco, donde mis hijos jugaban a trepar y esconderse. Ese árbol, un algarrobo, fue el modelo del algarrobo del libro.

En La voz del árbol, el padre le habla a su hija, con frecuencia, de la importancia de los libros. ¿Hasta qué punto los libros son importantes para ti?

Contestaré con unas palabras que Virginia dedica a su padre: «De los libros decía que cuando uno se acostumbraba a su compañía desde la infancia aumentaba las posibilidades de ser feliz, porque se volvía más sensible, más atento a los matices y a la infinita variedad de la vida». También yo creo eso. Los libros estimulan nuestros sentidos. Son ventanas al mundo, y cuando las abrimos de niños siempre permanecerán así, abiertas, porque no podemos olvidar esa sensación de que nos ayudaron a crecer, a entender la vida y, en cierto modo, a adivinar cómo podríamos llegar a ser. Cuando uno es un niño, los libros nos dan la medida de nuestras posibilidades. Como el padre de Virginia, yo duermo rodeado de libros. Los acuesto a mi lado, en la cama, y a ratos, durante el sueño, tropiezo con ellos y me tranquilizo al tocarlos.

¿Es ese el mensaje de su novela? ¿Que los libros deberían estar siempre con nosotros?

Si la novela tiene un mensaje, seguramente es ese. Que, en cualquier circunstancia, los libros nos proporcionan excelente compañía y consuelo. Podemos haberlo perdido todo, pero ellos están ahí, ayudándonos a seguir adelante. Son las voces de todos nuestros antepasados, que acuden a nuestro rescate. Pero no hay que olvidar a la naturaleza ni a los animales, que son también grandes compañeros. Hay pocos goces comparables al de leer un libro al aire libre, aunque suele ocurrir que la naturaleza nos distrae. Por eso he puesto una cita de Orlando al comienzo de La voz del árbol: «Había estado recluido tanto tiempo, escribiendo y leyendo, que casi había olvidado los encantos de la naturaleza, que en junio pueden ser grandes».

Etiquetas: , , ,

Buscar

Recibe las actualizaciones en tu email

Ofrecido por FeedBurner

  • RSS comentarios
  • RSS entradas